13 diciembre 2006

Pinochet y el discreto encanto de la cocaína

Augusto, no me mandes más farlopa que ya tenemos de sobraLo más sorprendente de la cobertura de la muerte de Pinochet está siendo la ausencia absoluta de referencias a su implicación en el tráfico de cocaína. El País dedicaba ayer varias páginas al fallecimiento sin mencionar en ningún momento las acusaciones de Manuel Contreras, mano derecha del dictador en la etapa más virulenta de la represión pinochetista en su calidad de jefe de la policía secreta (la tristemente famosa DINA).

No estamos hablando de chivatos de medio pelo, como los que se asoman rutinariamente a las páginas de El Mundo para avivar el fuego de una teoría de la conspiración particularmente descabellada, sino de un altísimo cargo muy cercano a Pinochet, pero el manto de silencio que ha caído sobre esta historia es total. Hace ya seis años que el periódico británico The Guardian reveló que la policía secreta y el ejército chilenos habían inundado de cocaína Europa y EE UU durante al menos veinte años:
«Doce toneladas de la droga, con un valor en la calle de milles de millones de libras, salieron de Chile, sólo entre 1986 y 1987. Las drogas, destinadas a Europa, fueron enviadas a menudo al territorio español en aparatos que portaban armas fabricadas en Chile con destino a Irak e Irán. La distribución en Gran Bretaña y otros países europeos estaba bajo el control de la policía secreta, alojada en las embajadas de Chile en Estocolmo y Madrid.»
Revealed: Pinochet drug smuggling link

Cocaína por valija diplomática, unos aficionados en comparación con PinochetEn "El discreto encanto de la burguesía", Luis Buñuel mostraba a un embajador de un país sudamericano, encarnado por Fernando Rey, que se dedicaba a esto mismo, pero en un plan mucho más artesanal. En este caso tenemos al propio Pinochet y a algunos miembros de su familia enfangados hasta las cejas en el negocio más lucrativo del mundo, traficando a gran escala y con la mayor impunidad y, a pesar de que esta es la mejor explicación para el origen de la fortuna encontrada en las cuentas del banco Riggs, a nadie parece interesarle.

Otro amiguito del narcodictador chilenoNo es el primer caso de un dictador implicado en asuntos turbios donde se mezclan el tráfico de armas y drogas, la represión salvaje de la disidencia y la amistad de EE UU:
«En el caso boliviano existen estudios como el de Federico Aguiló (Banzer padre de la mafia. Pág.52. Narcotráfico y Violencia) y el testimonio de otro dictador, García Meza, que acusan a Hugo Banzer Suárez de ser "el padre de la cocaína en Bolivia" desde ángulos de vista opuestos, que después del golpe de estado de 1971 y cuando empezó el apogeo de la cocaína a nivel mundial, Banzer estableció redes de distribución según se hizo público entonces por la condena de Alberto Sánchez a cinco años de cárcel en Canadá. Tal parece que la Operación Cóndor tuvo entre otras la misión de traficar con la cocaína.»
Pinochet, Contreras, Banzer y la cocaína

Una posible explicación para este apagón informativo sería que la farsa de la lucha antidroga queda con el culo al aire cuando se destapan estos asuntos. Es muy difícil tratar de convencer a la gente de que consumiendo cocaína se financia al terrorismo cuando los gobiernos violan continuamente su supuesta actuación contra las drogas por motivos geoestratégicos.

Más en:

La fortuna de Pinochet proviene de la cocaína según un ex subordinado

2 comentarios:

d dijo...

hola, veo que has visitado mi blog... te he contestado en él. Espero que tu contribución a la legalización sirva de algo...

Mi blog es más bien sobre mi experiencia personal con las drogas, no sobre políticas de consumo.

Está claro que la ilegalidad no es más que un impuesto sobre la mercancía.

d dijo...

por cierto, te dejo mi firma. Acabo de habilitar mi perfil