02 diciembre 2006

Ciencia y drogas: las verdades del barquero


Científicos locos en la guerra contra las drogas
En Druglink, weblog de la asociación britanica Drugscope, encontramos un post titulado "Smoke, mirrors and the death of objectivity" ("Humo, espejos y la muerte de la objetividad"), donde los "hallazgos" de la drogabusología no quedan en muy buen lugar. Y no es que otros no lo hubieran hecho antes, pero se agradece que una asociación nada sospechosa de veleidades antiprohibicionistas se atreva a denunciar una situación intolerable. Un fragmento escogido:

«Los estudios se seleccionan cuidadosamente para que se ajusten a una conclusión previamente establecida.

José Cabrera Forneiro, investigandoSe concede un exceso de fiabilidad a estudios con una muestra de sujetos pequeña o poco representativa, o se pasan por alto otros factores que podrían explicar el resultado.

Algunos investigadores se parapetan tras una respetable fachada de objetividad científica, pero imprimen a su trabajo su propia escala de valores morales, con el inevitable desenlace para los resultados.

Los hallazgos son distorsionados bajo el prisma del prejuicio. Las publicaciones médicas anuncian nuevas y alarmantes investigaciones sobre drogas pero, para cuando llegan a los periódicos sensacionalistas, lo que podría haber empezado como un trabajo serio termina alimentando titulares alarmistas.

Un seguidor de RicaurteY, por supuesto, no faltan las mentiras descaradas y las exageraciones, como la transformación de un riesgo potencial para un pequeño grupo de usuarios en un riesgo real para todos ellos, y así sucesivamente.

En el nivel más primario, este tipo de tácticas no funcionan. Durante los últimos 25 años, el uso de drogas de la Clase A se ha disparado en el Reino Unido pese a todas las advertencias de expertos y activistas. Pero, más allá de esto, existe una verdad objetiva sobre las drogas y la opinión pública tiene derecho a acceder a ella sin ninguna restricción.»
Por supuesto que este fenómeno no es exclusivo del Reino Unido. Lo vemos entre nosotros todos los días, y el contubernio entre agencias antidroga, científicos cómplices y medios de comunicación militantes goza de una salud extraordinaria. La objetividad científica en torno a las drogas es, hoy por hoy, una quimera.

Más en:
Cannabis: Cuando los debates médicos duran toda una vida... ¿o puede que más?

1 comentario:

Juan A. Pérez dijo...

Feliz 2007-2097.

Ya estabas tardando demasiado...

Mentiras, prevaricación, connivencia y manipulación de la opinión pública es la estrategia dominante respecto a las drogas.

Los estudios de los que los medios suelen hacerse eco ni son objetivos, ni persiguen la verdad. Ponen en práctica el efecto Pigmalion: crean realidad. Este artículo me ha recordado el "Informe Navajas": aquel que señalaba a determinados responsables de los cuerpos de seguridad como los principales responsables del narcotrafico en nuestro país y que ni siquiera los fiscales pudieron esclarecer.

Mendacidad pura y dura tanto de "científicos" como de muchos miembros de los "cuerpos de seguridad" o la judicatura. Aquí tenemos algunos ejemplos: http://perso.wanadoo.es/jcuso/corrupcion/1984_1995.htm

Salud