18 julio 2007

España y la cocaína: la prensa se pasa de la raya

Where is my mind, de Federico Bebber
«España está, pues, surcada, marcada, malditamente dibujada por esas 'rayas'... Por un consumo desorbitado e imparable de cocaína y por un tráfico de esa droga casi inimaginable.»
Pilar de Cambra en Expansión
Si Diógenes de Sinope se paseaba por Atenas con un candil buscando un hombre sin encontrarlo, el que suscribe no ha ha tenido mucha más suerte en su búsqueda de algún medio de comunicación español que no se haya dejado arrastrar por la histeria sembrada por la ONU en su informe anual. Una histeria, todo hay que decirlo, muy interesada en lo referente a España y acompañada de mensajes de un obsceno triunfalismo en lo que concierne a la labor antidroga de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes. Intentaré desmontar punto por punto los titulares que ha generado el informe en nuestro país, desde los más llamativos hasta los más chuscos.

Jorgito
«La tasa de consumo de cocaína en España supera la de EE UU»
La prensa se empeña en hacer caso omiso de los diversos tipos de consumo: experimental, esporádico, habitual, frecuente y diario. Por otra parte, la ideología antidroga niega toda distinción entre uso y abuso, y de la suma de estos dos factores surge el error. Es cierto que España supera a EE UU en dos décimas porcentuales (0,2 por ciento) en uso esporádico (al menos una vez durante un año), pero no es menos cierto, y así se señala en el capítulo del informe dedicado a la cocaina (pagina 90), que el porcentaje de usuarios problemáticos de EE UU casi triplica al español (1,4% frente a 0,5%).

No hay duda de que el factor omitido es mucho más importante que el destacado en titulares, pero el sensacionalismo es como la cocaína: una vez empiezas, ya no puedes parar. Han sido demasiados los medios de comunicación que han clasificado como "cocainómanos" a este 3 por ciento de la población de 15 a 64 años, pero nadie en sus cabales llamaría "alcohólico" a todo aquel que hubiera tomado al menos una copa de vino a lo largo de un año. Está claro que la situación de EE UU es mucho más preocupante que la nuestra y, con toda seguridad, lo seguirá siendo durante muchos años.

Jaimito
«El uso de cocaína en España cuadruplica la media europea»
Se ha olvidado sistemáticamente que la incorporación a la Unión Europea de Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Malta y Chipre en 2004, y de Bulgaria y Rumanía en 2007, guarda relación con que España cuadruplique la actual media europea de consumo de cocaína. En los países del Este recientemente admitidos en el seno de la UE, el uso de esta droga es sensiblemente inferior al de los miembros más antiguos. Como dice el informe de la ONU, si nos limitamos a los países anteriores a estas ampliaciones, la relación es del doble de la media europea.

Ricardito
«Más rayas en Miranda de Ebro que en Londres»
... o la segunda ciudad del mundo en consumo de cocaína después de Nueva York. Está más que justificada la indignación de los mirandeses, y muchos de ellos han destacado que la mayor amenaza para la salud pública en su ciudad proviene de la contaminación, problema que se agravará con la próxima instalación de dos centrales térmicas. Pero no hay pánicos morales en torno al daño que sufren todos ciudadanos por igual (con especial gravedad el caso de los niños), y sí al que algunos de ellos se infligen por sus hábitos más o menos insanos pero, a diferencia de la contaminación, siempre voluntarios. Por si el titular no fuera ya lo bastante absurdo, en un reciente estudio encargado por el ayuntamiento de Miranda no hay ni rastro de cocaína en las aguas del Ebro a su paso por esta ciudad.

Luisito
«Por fin somos los primeros en algo»
Hace ya un año que un record bastante más triste que este pasó desapercibido: nuestro liderazgo europeo en porcentaje de población reclusa por cada 100.000 habitantes. Esta marca, sumada a la de ser el país de la UE con más billetes de 500 euros en circulación y donde el negocio inmobiliario más se acerca a la metástasis, también tiene mucho que ver con las drogas, el lavado de dinero, la corrupción y las mafias, por mucho que los periodistas sean incapaces de relacionar estos fenómenos entre sí. La respuesta de Mercedes Gallizo a este vergonzoso crecimiento de nuestra población penitenciaria fue: «Si España decide que debemos ser el país con más presos por habitante, lo asumiremos». Personalmente prefiero que se triplique el consumo de cocaína a que siga multiplicándose exponencialmente el número de presos.

Todo esto nos obliga a pensar que los medios tradicionales se están volviendo irrelevantes, no sólo por su tendencia a exagerar, falsear y distorsionar los hechos, sino porque en cuestiones como esta, cualquier particular puede acceder a los datos que ellos ('profesionales de la información') no se molestan en buscar. No es el caso de ENCOD, que ha buceado en el informe y se ha encontrado con un flagrante falseamiento de las cifras de la ONU sobre las hectáreas de coca:
"Las estimaciones sobre las cosechas de coca de las Naciones Unidas parecen extremadamente bajas, mientras la oficina de los EE.UU para la política nacional del control de las drogas indica que son 157.200 las hectáreas de coca cosechadas en Colombia en el 2006, la ONU la sitúa en 78.000 hectáreas."
Decía al principio que muy pocos se han preocupado por profundizar en esta historia. Tres ejemplos de información fiable en un mar de desidia, propaganda y complacencia:

- Tiempo de Cambio
- El Informe Mundial sobre las Drogas de la ONU sufre de espejismos -Cocaína en España: verdad y mentira

11 comentarios:

Jhony Cogollo dijo...

Hola amigos de narcoguerrilla, nosotros tampoco creemos en esa estadística. Lo que si es cierto que los baños cada vez están más ocupados y la cola se parece cada vez a la que se forma en el baño de mujeres...

Nos gustaría realizar un intercambio de enlaces con vosotros. Ya los hemos incluido como amigos del Armario.

Un abrazo,

Jhony Cogollo

Lisergia dijo...

Fantástico artículo. Una lástima que nos regales tus perlas con cuentagotas.

Muy buena la selección de fotos, por cierto :-)

un abrazo

d dijo...

Bueno... espero que el aumento del consumo repercuta en una mayor competencia entre camellos, en la bajada de los precios y en el aumento de la calidad.

Por cierto, que he perdido tu eMail por un desastre informático, y quería saber si se puede conseguir qhat en España.

Lisergia dijo...

Hola, d

Supungo que te refieres al qat o khat.

Por las especiales características de la planta, y su rápido deterioro, te recomiendo el autocultivo, por el CC hablaban sobre el tema.

Un saludo

Juan A. Pérez dijo...

Creo que en España hay mucho consumo pero para nada en los niveles que plantea la prensa o la OMS. En todo caso supongo que el teórico aumento del consumo tiene que ver con la instalación de las mafias estranjeras en nuestro país. También con el blanqueo del dinero de la droga a través de las inmobiliarias y empresas de la construcción por toda la costa española.

Por último, si se analizara verazmente la pureza de la droga que se consume, entonces, España sería el mayor consumidor de adulterantes del planeta, pero no de droga.

Un saludo

DDAA dijo...

Hay algo en lo que nunca se suele reparar, y es que el consumo de crack, bastante más arriesgado y costoso que el de clorhidrato, es casi anecdótico en España (si bien la tendencia podría estar cambiando), mientras que en EE UU e Inglaterra está bastante extendido.

Toda la confusión evidenciada por la estúpida reacción de medios y agencias de propaganda ante el informe de la ONU podría paliarse si, de una vez para siempre, empezáramos a distinguir entre uso abusivo y otros usos en lugar de mezclarlo todo.

Carletus dijo...

Yo no sé si en España consumimos más o menos que en otro sitios, pero lo que tengo claro es que la actual situación de prohibicionismo y de flujos bestiales de dinero en manos de delincuentes no ayuda precisamente a mantener a raya los daños y problemas sociales causados por el consumo de cocaína.

La solución pasa por asumir la existencia de la droga, y buscar con la educación y el control público-sanitario un punto de inflexión entre la línea del deseo de consumo y la de el cuidado de la salud física y mental.

Si esta sociedad es capaz de consentir la existencia de un comercio legal de armas a base de permisos y normas, seguro que puede también hacerlo con el de las sustancias prohibidas desde principios del siglo pasado. Mala suerte para los consumidores nacidos en este periodo de tiempo; tan largo ya, visto desde nuestro punto de vista, pero tan diminuto si lo comparamos con los miles (sino millones) de años que hace que los humanos alteran su consciencia con sustancias.

Supongo que con el paso inexorable del tiempo barriendo sociedades y culturas llegará el día en el que los que por entonces moren en la Tierra podrán encender la pantalla por las mañanas nada más despertar (si es que lo de dormir no se ha superado ya) y seleccionar entre un variado menú los pedidos de la jornada para el cuerpo y para el alma. Igual los que lo van a tener crudo resultan ser los conductores y amantes de los motores, porque como algo hay que tener prohibido (ese patrón lo mantienen todas las civilizaciones conocidas) eso de contaminar y de ir a lo loco es carne de cañón para ser proscrito.

Un saludo

David dijo...

¿Por qué se está consumiendo más?¿Qué causa hace que la sociedad consuma?¿Por qué cada vez más gente usa drogas como escape a sus problemas y no los afronta? El problema no es el consumo, sino qué es lo que lo hace aumentar. Vivimos cada vez más rápidos, con muchos más problemas (económicos y EMOCIONALES). Hay que empezar a compartir amor, hay que empezar a ayudarse, hay que empezar a comprenderse, hay que empezar a entender que SÍ hay una vía de "salvación" y es una manera de vida: la espiritualidad; (no la religión). Un libro: EL PODER DEL AHORA de Eckhart Tolle.
Un abrazo lleno de Amor y de Paz.

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DDAA dijo...

En respuesta a David:

A tenor de lo que indican las últimas encuestas, no se consume más, sino que por primera vez en años ha bajado el consumo de cannabis y cocaína entre los más jóvenes. Por supuesto que este descenso es atribuible a cualquier causa o conjunto de ellas con la excepción de la política de drogas gubernamental.

La gente consume drogas prohibidas por la misma razón principal que bebe cerveza: por placer. Es algo que está inscrito en la naturaleza humana (y animal). Por mucho que te hayan dicho lo contrario, lo raro es no drogarse.

Eckhart Tolle es el clásico soplapollas que vende humo misticoide a los incautos. Vete a las fuentes de donde saca sus ideas, sean Juan de la Cruz, Teresa de Ávila, Nisargadatta o Epicteto y olvídate de estos farsantes.

nineuk dijo...

Muy Muy interesante blog. Todo un descubrimiento. Con permiso, te enlazo en el mio.