30 julio 2003

Rodríguez Ibarra y sus comparaciones odiosasLas odiosas comparaciones de Rodríguez Ibarra

El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha declarado recientemente con respecto a la crisis institucional abierta en la Comunidad de Madrid que "el problema" no son los corruptos Tamayo y Sáez, sino los "constructores" supuestamente corruptores de los dos diputados. El polémico Rodríguez Ibarra ha establecido paralelismos con los delincuentes consumidores de "droga" y los camellos que se la proporcionan, animando a "ir a por los traficantes".

Rodríguez Ibarra ha puesto de manifiesto, una vez más, el papel que desempeña "el drogadicto" y la función que juega "la" droga en nuestra sociedad: el estereotipo del "drogadicto" se presenta como una víctima involuntaria y "la" droga es una especie de coartada genérica contra la responsabilidad personal. Pero esto, conviene recordarlo, no es el resultado inapelable de los efectos de "la" droga, sino uno de los perversos efectos de la Prohibición. O ¿acaso creerá el Sr. Rodríguez Ibarra que los camellos existían antes de que se extendiera la política prohibicionista?

Creo que el presidente de Extremadura ha estado francamente desafortunado en su intento, no tanto de exculpar a sus dos ex correligionarios, como de ahondar en los males que aquejan a nuestro sistema político. Así como las principales calamidades atribuidas a "la" droga tienen sus orígenes en a Prohibición, la mayor parte de la corrupción que afecta al sistema democrático español tiene su génesis en el diseño de la financiación de los partidos políticos.

28 julio 2003

Algunas consideraciones a propósito de las declaraciones del ministro Acebes

Si el Gobierno desea perseguir la "apología" del cannabis o de cualquier otra sustancia, no precisa de nueva legislación. Efectivamente, desde que en 1988 se volviera a recuperar las cláusula de incriminación abierta, el Código Penal prevé castigo no sólo para quien elabore, produzca, distribuya, transporte, venda, etc., sino también para quien "de otro modo promueva el consumo de droga".

Robles: Adicto a la prohibiciónEn este sentido, si la autoridad competente tiene constancia de que hay personas concretas que promueven el consumo de cannabis, más que lanzar amenazas genéricas, bien podría actuar con la legislación existente. Cabe preguntarse, sin embargo, si puede considerarse como delito la "apología" de una conducta (el consumo de drogas) que no está conceptuada como tal.

Aunque también cabe preguntarse si de verdad hay alguien haciendo "apología" del cannabis, o de cualquier otra droga. Personalmente no conozco a nadie que se dedique a ello. En cambio, conozco a muchas personas que hacen política sobre drogas. Una política crítica y hasta contraria a la política oficial en esta materia. ¿Por qué? Muy sencillo, porque la consideran injusta e ineficaz. Sin duda, es una política extraparlamentaria, que se ejerce a través de asociaciones, medios de comunicación, libros, Internet... en la calle. Una política de hechos consumados que está poniendo en evidencia a la Prohibición y a quienes insensatamente la sustentan.

Creo que es ahí donde hay que contextualizar las declaraciones del ministro del Interior. Se trata de un nuevo intento de perseguir con celo ideológico la disidencia política, maquillando semejante maniobra inquisitorial de iniciativa en defensa de la salud pública.

Juan Carlos Usó es sociólogo, historiador y -last but not least- una persona encantadora que ayuda a desenmascarar a los trileros de la prohibición por tierra, mar y aire.

Visita su web:
Mundo Antiprohibicionista

24 julio 2003

Labios de fresa, sabor de amor... así es nuestro Ministro del InteriorApología de la imbecilidad

El gobierno del Partido Popular sigue pegando palos de ciego en su estrategia antidroga. Ante los aumentos continuados del consumo juvenil -entre los 14 y los 18 años- y habitual -último mes- de cannabis, que ha pasado del 19,4% al 22% en dos años -y 10 puntos porcentuales si contamos desde 1994-, el Ministro del Interior, Ángel Acebes, ha anunciado que va a crear una "comisión de expertos" para que estudien si se puede perseguir penalmente la "apología del cannabis". Uno no termina de entender esto, porque el Delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas -dependiente del Ministerio del Interior-, ya ha sondeado esta posibilidad en dos ocasiones, (ante el Fiscal General del Estado y la Fiscalía Antidroga, respectivamente) y en ambas se ha topado con una respuesta negativa. Tal y como lo publicó la prensa en su día:

"La propaganda de sustancias que pueden contener productos tóxicos llevo al Plan Nacional Para las Drogas a elevar una consulta sobre la legalidad de esa actividad a la Fiscalía General del Estado. El asunto se derivó a los fiscales antidrogas que no han visto que se pueda hacer un imputación delictiva clara. Ni la Convención de Viena de 1961 que estableció los listados de drogas tóxicas, ni el Código Penal estipulan que la propaganda de sustancias tóxicas sea delito."

Por lo tanto, Acebes, Robles y su grupo de expertos ya pueden ir tomando el camino de Parla y hacer algo que rima con el nombre de este municipio madrileño. Si no han conseguido que el Fiscal General más abyecto y sumiso a los dictados del gobierno de toda la historia de nuestra democracia reciente les dé el visto bueno, están perdiendo el tiempo miserablemente y no deberían malgastar el dinero del contribuyente con estas comedias. Desde narcoguerrilla -uno de los pocos sitios web desde donde se hace una apología explícita del buen uso de drogas- invitamos al Ministro de la boquita permanentemente fruncida a que cree una comisión que investigue el auge de las mafias del narcotráfico y la corrupción institucional asociada que se ha producido bajo el mandato del PP y que se dejen de hacer el chorra.

Más en el Cannabis Café

16 julio 2003

Cada vez menos gente se cree la patrañaLa complicidad de los medios de comunicación debe terminar

Tal y como denuncia Richard Cowan en marijuananews.com, los medios de comunicación han desempeñado un papel fundamental en la creación y el mantenimiento del "problema de las drogas". Como dice Cowan:

A menudo se publican excelentes historias críticas con este o aquel fracaso de la prohibición. Yo las llamo "perlas sin hilo", ya que nunca forman parte de la "creciente evidencia sobre el fracaso de la prohibición de la marihuana, etc." porque este tema no figura en la agenda pública. De hecho, se trata de un "no-asunto", de la misma forma que en la antigua Unión Soviética existían "no-personas"

En Marijuana News

Afortunadamente, la situación va cambiando poco a poco, y algunos periódicos están haciendo un seguimiento más que decente del problema, ya no como artículos aislados y carentes de todo contexto sumergidos por el alud de información oficial, sino como parte de un marco más amplio que pone el acento en las leyes -y no en las sustancias- como núcleo del problema de las drogas. Ahí están los artículos de Nick Davies para The Guardian, que comentábamos hace poco, o la estupenda serie de artículos de Dan Gardner para el Ottawa Citizen, un modelo de periodismo crítico, riguroso e incómodo para el poder.

Los efectos de estas gotas de información en un océano de propaganda se van haciendo notar. Así, el periódico Evening Times de Glasgow, informa de que el apoyo a la legalización de la marihuana entre la población británica se ha triplicado en los últimos veinte años, pasando del 12% en 1983 a un 41% en la actualidad. Si hablamos de uso médico, un abrumador 86% de los británicos apoyan la prescripción médicinal del cannabis.

En EEUU, y a pesar de los denodados esfuerzos de la maquinaria propagandística, la situación es similar. La DPA informaba el pasado 24 de junio de una encuesta en la que el 41% de los estadounidenses apoyaban un cambio del estatus legal de la marihuana, con una pregunta planteada de la siguiente forma: "el gobierno debería tratar la marihuana más o menos como el alcohol. Sometida a regulación, control, impuestos y que sólo sea ilegal para los niños". Se trata de un avance muy importante respecto a anteriores encuestas -un 34% hace dos años y un 15% hace treinta.

En España, y según la última encuesta domiciliaria del Plan Nacional sobre Drogas, el número de ciudadanos partidarios de la legalización del cannabis pasó de un 26,1% en 1997 a un 34,1% en 2001.

A pesar de todo esto, la mayoría de los medios de comunicación siguen con el mismo discurso caduco, moralista y plagado de tópicos que venimos soportando desde hace treinta años. La grieta entre la opinión pública y la opinión publicada es cada vez mayor. Hacen falta más periodistas de verdad, como Gardner y Davies, y menos portavoces de las agencias antidroga metidos a gacetilleros. Este fraude masivo a la ciudadanía no puede continuar por más tiempo.

Más en el editorial de The Observer -13 de julio del 2003
We have lost the war on drugs

09 julio 2003

Triunfar fracasando (o de cómo se apaga el fuego con gasolina)

¿Un mundo libre de drogas? ¿A qué precio?

Algunas cifras que ponen de relieve el fracaso absoluto del prohibicionismo.

* En el número 67 de Cáñamo, correspondiente a julio del 2003, Jonathan Ott hablaba de la explosión que se ha producido en la fabricación de cocaína desde que era legal hasta nuestros días:

"La venta libre de cocaína alcanzó su auge en 1913, cuando Merck fabricaba algo menos de nueve toneladas anuales: la mitad o un tercio de la producción mundial de entonces (...). Hoy, con quizás el triple de la población mundial respecto a aquellos años, en vez de unas 20-30 toneladas de cocaína por año, se estima una producción ilícita de 1.000 a 1.500 toneladas, mientras que su uso farmacéutico legal se ha reducido a unas cinco toneladas anuales."

Quitando el hecho de que si Merck fabricaba un tercio de la producción mundial de cocaína a principios del siglo pasado y que si la población del mundo se ha triplicado desde entonces, la cifra debería ser hoy de 60-90 toneladas de cocaína como mucho -en lugar de las 30 toneladas que menciona Ott-, los números cantan. Hoy -y gracias a los beneficios que proporciona el mercado negro- en el mundo se fabrica entre 10 y 15 veces más cocaína que lo que sería esperable, y además tenemos que pagar los sueldos de narcoburócratas, policías, funcionarios de prisiones, terapeutas, etc., por no mencionar los muertos, los desplazados, los fumigados, los encarcelados... Una verdadera locura.


* La oficina de drogas de la ONU afirmaba recientemente que la sustitución de cultivos funciona, y que sólo hay que seguir aplicando la misma receta durante el tiempo suficiente para erradicar las drogas del planeta. Pero el propio zar antidroga de la ONU, Antonio María Costa afirmaba no hace mucho: "El kg. de opio se vende en Afganistán a 650 dólares frente a los 70 centavos que cuesta un kg. de trigo". Es decir, que hay que convencer a los hambrientos campesinos afganos de la necesidad de cultivar un producto que les va a reportar unos ingresos 928 inferiores que el otro. Difícil tarea, sin duda.


* Pero no hay que preocuparse, porque el opio ha vuelto en Afganistán a las cifras de producción anteriores a la guerra -nos tememos que EEUU tiene mucho que ver con todo esto- lo que ya está provocando una bajada generalizada en el precio de la heroína en los países occidentales. The Guardian informa del auge del consumo de heroína en Gran Bretaña, y muy especialmente en Escocia, donde se están empezando a detectar importantes consumos de heroína en preadolescentes.

"Preguntamos a usuarios de drogas escoceses de 11 y 12 años de edad si habían probado la heroína. Entre un 5 y un 6 por ciento de ellos dijeron que sí. Hace cinco años este porcentaje habría sido del 0%" (Profesor Neil McKeganey, de la Universidad de Glasgow)

Más sobre el incremento del consumo infantil de drogas en el Reino Unido en Tempus Fungui


* Al hilo de esto, el mes pasado se publicaban las cifras oficiales sobre incautaciones de drogas en el Reino Unido para el año 2001. Los decomisos de drogas de la categoría "A" -éxtasis, cocaína, heroína...- aumentaron un diez por ciento, y se desglosan como sigue: las incautaciones de cocaína y heroína aumentaron un dieciséis por ciento; las de crack, más de un cincuenta por ciento; las de éxtasis, un diecisiete por ciento. Mientras desde el Ministerio del interior se felicitaba a la policía por su trabajo, Roger Howard, de Drugscope, recordaba que no ha habido variaciones en el precio, la pureza o la disponibilidad de las diferentes drogas, lo que indica que todo este esfuerzo es baldío.

Más en la web de Drugscope

02 julio 2003

Nuevos golpes contra la prohibición

El Capitán América me va a comer la polla

Durante los últimos días se han producido algunos acontecimientos que invitan al optimismo respecto al agónico final de la Guerra Contra las Drogas.

Suspensión de las fumigaciones en Colombia

En primer lugar, un tribunal colombiano ha exigido la suspensión durante seis meses de las fumigaciones en el contexto de la lucha contra la subversión -bajo el pretexto de la lucha antidroga- que mantiene el gobierno de aquél país.

No es la primera vez que el poder judicial de Colombia se enfrenta al envenenamiento de la población auspiciado por el gobierno, pero sí es algo inédito que la medida se extienda a todo el territorio nacional colombiano. El gobierno ha anunciado que recurrirá contra la orden judicial. Suponemos que la noticia no habrá sentado nada bien en EEUU, y más concretamente en el consejo de administración de Monsanto, compañía que manufactura estos agentes químicos. De hecho, y en relación con esto, France Presse informa de que EEUU va a suspender su ayuda militar a Colombia -entre otros 35 países- por su negativa a garantizar la inmunidad de los ciudadanos estadounidenses condenados por el Tribunal penal Internacional. Sin embargo, esto no afectará al presupuesto destinado a la lucha antidroga.

Más en:

BBC Mundo
La web del TNI
La web de The Sunshine Project


Evo Morales denuncia en la ONU las matanzas de cocaleros

Por otra parte, el líder cocalero boliviano, Evo Morales, ha estado de gira por Suiza, donde ha conseguido importantes apoyos para la causa que encabeza. Como cuentan en Swissinfo: "En la sede del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de Ginebra, Morales presentó un memorial que da cuenta de la muerte de 32 personas entre enero y febrero de 2003 y de otras 64 entre ?agosto de 2001 a febrero de 2002? en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Todos estos asesinatos se dieron por la lucha social, y nadie ha hecho nada por esclarecerlos. Por eso venimos hasta aquí" sostuvo Morales al tiempo de precisar que "la respuesta, felizmente, fue que el Alto Comisionado, el brasileño Sergio Vieira de Melo, nos recibió y dio importancia a nuestra denuncia". No hay duda que los asesinatos cometidos por las fuerzas del desorden en Bolivia han tenido una escasa repercusión en unos medios informativos que sólo parecen fijarse en las violaciones de los derechos humanos en Cuba.

Más en Swissinfo