11 febrero 2006

Las víctimas de la guerra contra las drogas: los niños

Niños de la calle brasileños
"Hay una noticia en Google que viene del Departamento de Estado de USA. Es un comentario sobre un reporte de UNICEF acerca de la situación de los niños y niñas en las zonas cocaleras del Perú. Empecemos por el reporte. Ser pobre, vivir en zonas rurales, en zonas cocaleras y ser un niño o niña: la peor combinación. 21% de adolescentes estan embarazadas o ya tienen por lo menos un hijo; 25% de las madres nunca recibieron algún tipo de servicio médico; sólo el 35% tiene acceso a agua potable y 5.5% al desague; sólo el 25% de adolescentes va al colegio (secundario) - y esta cifra es aún menor para las mujeres ya que si salen embarazadas las retiran; etc."
Las víctimas de la guerra contra las drogas: los niños

Addenda a 22-II-2006
Ocuparse la Salud Pública de cuestiones tales como los residuos cloacales, la provisión de agua potable o la difusión de ciertas enfermedades contagiosas -cólera, tuberculosis, fiebre tifoidea, SIDA- hoy ya no es un buen negocio, ni económico ni político. Ocuparse de las costumbres de los ciudadanos es una fuente más rica de beneficios, sobre todo porque la realización de las promesas contenidas en los Planes de Salud Pública se dan por reales o se fijan a años luz y no existe forma humana de refutar sus hipótesis debido a que no son hipótesis establecidas por la comunidad científica sino por la Gran Banda de Ladrones.
De Socialización del Zapapolvo


3 comentarios:

Irreverente dijo...

Veo que ademas de la droga, le haces a la zoofilia... A mi me van más los menores, como esos chicos tan guapos de la foto. Se me cae la baba pensando en lo bien que me lo podría pasar con ellos.

EL ENVIADO LISÉRGICO dijo...

Interesante sitio. Te enlazo.
Lo malo de no saber qué te metes es que luego no lo puedes enumerar con propiedad. Gracias por la visita y por el comentario.
Saludos.

Weblogger dijo...

El problema es que todo el esfuerzo racional posible ha sido convertido en una verdadera guerra. Es propaganda reducir toda sustancia psicotrópica bajo el término "drogas" y demonizarlo.

No es lo mismo recortarse con coca y alcohol la capacidad de diálogo, de convivencia -es imposible- y, por ejemplo, resolver una discusión sobre matemáticas -como le ocurrió a un amigo mío esta madrugada- con un golpetazo en el pómulo dejándole la cara, desde la ceja hasta la comisura labial hecha una mancha negra.

Hay diferencia. No soy capaz de imaginar a un consumidor de marihuana ilustrando el escenario con un acto tan animal.

Gracias por el Addenda.

Saludos (Tron)