28 julio 2003

Algunas consideraciones a propósito de las declaraciones del ministro Acebes

Si el Gobierno desea perseguir la "apología" del cannabis o de cualquier otra sustancia, no precisa de nueva legislación. Efectivamente, desde que en 1988 se volviera a recuperar las cláusula de incriminación abierta, el Código Penal prevé castigo no sólo para quien elabore, produzca, distribuya, transporte, venda, etc., sino también para quien "de otro modo promueva el consumo de droga".

Robles: Adicto a la prohibiciónEn este sentido, si la autoridad competente tiene constancia de que hay personas concretas que promueven el consumo de cannabis, más que lanzar amenazas genéricas, bien podría actuar con la legislación existente. Cabe preguntarse, sin embargo, si puede considerarse como delito la "apología" de una conducta (el consumo de drogas) que no está conceptuada como tal.

Aunque también cabe preguntarse si de verdad hay alguien haciendo "apología" del cannabis, o de cualquier otra droga. Personalmente no conozco a nadie que se dedique a ello. En cambio, conozco a muchas personas que hacen política sobre drogas. Una política crítica y hasta contraria a la política oficial en esta materia. ¿Por qué? Muy sencillo, porque la consideran injusta e ineficaz. Sin duda, es una política extraparlamentaria, que se ejerce a través de asociaciones, medios de comunicación, libros, Internet... en la calle. Una política de hechos consumados que está poniendo en evidencia a la Prohibición y a quienes insensatamente la sustentan.

Creo que es ahí donde hay que contextualizar las declaraciones del ministro del Interior. Se trata de un nuevo intento de perseguir con celo ideológico la disidencia política, maquillando semejante maniobra inquisitorial de iniciativa en defensa de la salud pública.

Juan Carlos Usó es sociólogo, historiador y -last but not least- una persona encantadora que ayuda a desenmascarar a los trileros de la prohibición por tierra, mar y aire.

Visita su web:
Mundo Antiprohibicionista

No hay comentarios: